La nueva llar d’infants  de Sant Pere Pescador se sitúa en una manzana dotacional, frente a un centro cívico existente, y al lado de un futuro parque.

Se trata de un edificio de una sola planta, controlado y sobrio, con un material de fondo blanco (piezas de hormigón prefabricado) y unas rejas metálicas pintadas en verde que darán el color.

Sobre la “caja blanca”, hacia el patio de juegos situado en el Sur, se coloca un parasol metálico que protege del sol, y que caracteriza la imagen exterior del edificio.

La climatización se consigue con energía geotérmica y el edificio obtiene la nota A en eficiencia energética.

 

EQUIPO:
Arquitectos: Ovidi Alum, Ander Aginako y Amaia Celaya
Ingeniería: Oikosvia Arqu. S.C.C.L Estructura: Anta Arquitectes
Mediciones y presupuesto: Angel Gil Control y Gestión